Como seres humanos, ascendemos a roles de liderazgo a través del trabajo arduo, la dedicación y la experiencia en un campo en el que demostramos capacidad. La calidad del trabajo y la profundidad del conocimiento también desempeñan un papel en la forma en que nos movemos hacia nuevas posiciones, especialmente en aquellas en las que el liderazgo se convierte en una parte de ello. Algunas personas se sienten más naturales en su rol de líder de la empresa, mientras que a los demás les puede llevar más tiempo adaptarse a la supervisión de algo y de las personas que trabajan en ese negocio.

En nuestro mundo de negocios, el liderazgo es un rol que se gana con el tiempo y con experiencia. Sin embargo, también es algo que puede ser una cualidad natural que algunas personas simplemente llenan con facilidad. En los últimos años, los biólogos y antropólogos han tratado de comprender mejor el liderazgo innato de los humanos buscando en algún lugar algo inesperado: el reino animal.

Entender qué significa el liderazgo fuera de nuestro mundo empresarial.

Para muchos animales, el liderazgo no se otorga, se gana y sigue siendo parte de ellos hasta que mueren. No hay duda de cierta autoridad, y el líder del grupo dicta la jerarquía y la aceptación de los demás miembros sin cuestionarlos. En general, los animales tienen una comprensión en blanco y negro de lo que significa el liderazgo para su especie.

Como cualquier mamífero, existen disputas e interrupciones que pueden afectar a un grupo de animales y las posiciones que ocupan. Sin embargo, la diferencia entre los animales y los humanos con respecto al liderazgo no es la forma en que uno entra en ese papel poderoso. Sorprendentemente, se trata de quién puede tener roles de liderazgo dentro de su rebaño y por qué.

La investigadora y profesora de biología en el Mills College, Jennifer Smith, ha analizado detenidamente la jerarquía animal y ha podido identificar los rasgos que consideran dignos de ocupar un puesto de liderazgo.

“La experiencia fue un rasgo común de los líderes más exitosos. No es lo carismático que eres o quién era tu madre, necesariamente. Cosas como esas son menos importantes que la cantidad de experiencia que los individuos tienen sobre el terreno”, dijo Smith con respecto al liderazgo animal. Este es un rasgo que muchos humanos exitosos han utilizado para alcanzar el poder que tienen y lo mantienen.

Una gran diferencia para la especie humana es que solo hemos visto hombres en posiciones de poder hasta el siglo XX. Para algunos animales, son las hembras mayores las que pueden desempeñar roles de poder dentro de una manada de animales. Smith informó: “Nos dimos cuenta de que las matriarcas mayores en las sociedades, mujeres que han estado en estos grupos durante muchos años, que son muy longevas y tienen este conocimiento [de la experiencia] – son las que están tomando las decisiones”. Esta es un fuerte contraste entre nuestras dos especies. Durante siglos, los humanos solo dieron posiciones de poder a los hombres, no debido a su experiencia, sino simplemente porque eran del género correcto.

Para ciertos animales, su conocida jerarquía de liderazgo los ha convertido en el caso de estudio perfecto para investigadores y científicos por igual. Mamíferos como los leones y los lobos muestran la comprensión más definitiva y genuina del liderazgo para su tipo. Sus características únicas pueden educarnos sobre el liderazgo influyente, y por qué sus especies pueden ser la clave para convertirse en el mejor líder que uno puede ser para una empresa.

Leones: un verdadero rey en el reino animal

Uno de los animales más intrigantes y venerados del mundo, los leones tienen muchas más cualidades que los convierten en los líderes distinguidos que se encuentran en la naturaleza. Uno de los atributos más fuertes del león es su capacidad para delegar y no microgestionar tareas. El autor científico y biónico, el Dr. Matthias Nollke, dice que un león, “delega todas las tareas que otros pueden hacer, o incluso hacer mejor. Una vez que se ha distribuido el trabajo, ya no se entrometen, sino que verifican que se haya logrado el objetivo y, en última instancia, garanticen un resultado final global armonioso”.

Hay una razón por la cual un león puede dormir casi 20 horas al día y sentirse relajado. Esto se debe a su capacidad para delegar tareas al miembro correcto de su grupo y no a microgestionarlas una vez que la tarea haya sido entregada. El león sabe que se hará y no se preocupará por el resultado o el fin de lo que sucederá.

Los leones también son socios equitativos en el reino animal. Esto es especialmente cierto cuando se trata de comer. Los leones son bastante justos en compartir sus comidas, no solo entre ellos, sino también con aves y animales de tipo carroñero. Si bien un león podría devorar fácilmente toda una comida, siempre dejan suficientes sobras para asegurarse de que su grupo y los que están fuera de él también puedan disfrutarlo.

Como líder empresarial, también debes recordar compartir el festín equitativamente entre tus empleados. Si bien sería fácil quedarse con los activos y beneficios de la empresa para tus propios esfuerzos personales, no devolverle a quienes te rodea puede resultar desastroso. Como el león comparte no solo con su grupo, sino también con los carroñeros, debemos recordar no tomar todo por nuestros propios deseos sino compartir entre los que nos rodean por una sociedad más igualitaria.

Lobos: un líder que gobierna por acción, no por sus dientes.

Un aspecto interesante del lobo es que el alfa no tiene las cualidades típicas que uno asociaría con estar en una posición poderosa. El investigador de lobos de mucho tiempo, Richard McIntyre, dice que los lobos alfa “tienen una confianza tranquila, una seguridad tranquila. Sabes lo que necesitas hacer; sabes lo que es mejor para tu manada. Tú lideras con el ejemplo. Estás muy cómodo con eso. Tienes un efecto calmante”.

Como persona que desempeña un papel de liderazgo, tú das el ejemplo y te aseguras de que haya una presencia tranquila dentro de tu empresa, una que no esté llena de interrupciones o caos constante. Nadie debería sentirse preocupado por la posibilidad de que les quiten el trabajo o de que le griten por cometer un simple error. Mientras más armonía tengas como líder para mostrar a tu equipo, mejor será el efecto que tendrás sobre las personas que trabajan con tigo.

Los lobos alfa tampoco son tan agresivos con otros lobos como parece indicar el estigma. Los líderes alfa no gobiernan con enojo o inculcando miedo en quienes los rodean, sino con una gentil serenidad y una confianza tranquila. Estar a cargo no tiene que ver con el gruñido del lobo alfa, sino su actitud calmada que los convierte en el líder fuerte que otros lobos admiran y se mantendrán leales hasta el final.

¿Qué podemos aprender?

Como la profesora de biología Jennifer Smith conjetura acerca del liderazgo dentro del reino animal, dijo que los humanos podemos aprender una o dos cosas del comportamiento animal. “Lo que encontramos aquí es que, una y otra vez, los líderes más exitosos son en realidad aquellos que toman en cuenta todas las demandas de la sociedad”, agregó. “Y los líderes más equitativos que tienen experiencia son aquellos que brindan los mayores beneficios a sus grupos”.

Mientras reflexiona sobre los atributos únicos del mundo animal, mire sus propias creencias sobre el liderazgo. Si hay algo que quitar a nuestros compañeros mamíferos, es que hay una razón por la que son algunos de los animales más respetados y venerados en el mundo. No tiene nada que ver con su tamaño o la fuerza de su rugido, pero tiene más que ver con su despliegue de liderazgo inquebrantable y el respeto que se muestran entre sí.