¿Cómo manejas el rechazo? ¿Te has dado cuenta de que cuando te rechazan, te impide volver a intentarlo o te recuperas, más fuerte y más decidido que antes? El rechazo duele, y todos lo sentirán muchas veces en su vida profesional. Puede ser difícil no tomarlo personalmente porque, después de todo, es tu idea y tu trabajo duro lo que otros rechazan. Los estudios han demostrado que estos sentimientos pueden crear oleadas de ira o agresión, e incluso pueden causar que destruyamos activamente nuestra propia autoestima. Cómo lidiar con el rechazo puede determinar el éxito de tu negocio.

A menudo, el éxito del negocio no está determinado por su tamaño o si es el mejor. Muchas veces, es el negocio el más adaptable e innovador al tomar esas duras críticas y despidos y usarlos para catapultar a la empresa a un nuevo nivel. A continuación se muestra una lista de cuándo puedes adoptar estrategias de rechazo y práctica para manejarlo y superarlo.

1. Comprende que el rechazo es inevitable

Cuando trabajas para un cliente, debes recordar que es imposible complacer a todos. A veces, trabajarás lo mejor que puedes y aún no será suficiente para mantener a un cliente. Cuando eso sucede, está bien mantenerse frustrado o incluso enojado. Es apropiado y saludable permitirte sentir de esa manera, pero no dejes que estos sentimientos te consuman.

Para evitar que esto suceda, intenta crear una estrategia de procesamiento de rechazo. Quizás puedas hablar con un amigo o colega de confianza que pueda simpatizar y relacionarse con tus experiencias sin señalar todo lo que has hecho mal. En este momento, no necesitas a alguien que pueda darte consejos inmediatos o criticar tus movimientos. Primero necesita un lugar seguro para lidiar con el rechazo, especialmente si se trata de algo en lo que trabajaste arduamente.

2. Acepta tus emociones

Muchas personas afirman que la mejor respuesta al rechazo es tener una piel gruesa, ignorar el rechazo y seguir adelante. Sin embargo, un estudio realizado por Northeastern University y George Mason University se dio cuenta de que se debería hacer exactamente lo contrario. Razonaron que la mejor respuesta al rechazo es abrazar esas emociones negativas, sentir el dolor y la lucha que se vivió y luego tomarse un momento para analizar tus sentimientos y aprender por qué piensas de esa manera. Una vez que puedas predecir cómo reaccionar, facilitarás la creación de tus propias respuestas en el futuro. Puede ayudarte a sentirte en control si ya tienes estrategias efectivas para manejar el rechazo. Al abrazar los desplantes, puedes comprender tus emociones y tu total desconexión emocional.

3. Encuentra los aspectos positivos en la experiencia

Si bien puede que no lo parezca en ese momento, el rechazo puede ser una bendición disfrazada. Si bien el cliente que no te ha gustado o el producto que te ha hecho daño te rechazan, debes tratar de encontrar lo positivo en esa interacción. ¿Te gustaría trabajar con un cliente que realmente no te quiere? ¿Te gustaría temer hablar con ellos por teléfono todos los días, sintiendo que no eres lo suficientemente bueno?

No, no quieres un cliente como este. No deberías tener que sentirse así cada vez que vayas a trabajar. Ser rechazado por este cliente es algo bueno y te ayuda a crecer y concentrar tus esfuerzos y energías en otros clientes que te aprecien.

4. Úsalo como una experiencia de aprendizaje

Steve Jobs tuvo éxito, no se puede negar eso. Tenía un patrimonio neto de más de 10 mil millones de dólares al momento de su muerte y era el CEO de Apple, Inc., una de las compañías más rentables del mundo. Sin embargo, Steve Jobs fue rechazado y despedido de Apple en 1985. Sin embargo, no permitió que eso lo detuviera. En lugar de permitir que su miedo a un mayor rechazo lo inmovilizara, continuó comprando los Estudios de animación Pixar de Lucasfilm en 1986 y allí ganó sus primeros mil millones de dólares. Ahora, Pixar es uno de los estudios de animación más exitosos.

Aunque Steve Jobs, sin duda, sintió un mar de emociones negativas después de que fue despedido de Apple, no dejó que eso lo detuviera. Si bien pudo haber dudado de sí mismo y cuestionado su autoestima y competencia en esos días iniciales, continuó perseverando y probando cosas nuevas.

Cuando has sido rechazado y puedes reconocer y aceptar las emociones que estás sintiendo, ahora es el momento de crecer a partir de estos cambios. Comienza a hacerte preguntas. ¿Qué podrías hacer diferente? ¿Qué has aprendido sobre ti? ¿Podrías haber manejado cualquier parte de la situación de manera diferente? ¿Qué podrías hacer mejor la próxima vez?

Está bien sentirte rechazado, pero asegúrate de usar esos sentimientos para ayudarte a evolucionar hacia una nueva y mejor persona profesionalmente. Al detenerte en el dolor, permanecerá atrapado en la misma posición, lo que te llevará a sentir más rechazo. En cambio, evoluciona y descubre que tu negocio evoluciona para bien.

5. Redefinir el rechazo

Cuando somos rechazados, nuestros primeros pensamientos son que algo anda mal con nosotros. Las empresas nuevas o los empresarios son particularmente susceptibles a esa sensación de que nunca serán lo suficientemente buenos o exitosos. Sin embargo, esto no es exacto.

Ábrete a una conversación sobre por qué te sientes así. Sinceramente, ¿no eres lo suficientemente bueno o es solo el dolor del rechazo hablando? ¿Lo que tenías que ofrecer estaba realmente por debajo de la media o simplemente no era el ajuste adecuado para el cliente?

Al pensar en los aspectos positivos del rechazo, puedes descubrir las oportunidades que te pueden estar esperando. Al igual que Steve Jobs, podrías estar al borde de encontrar una nueva forma de hacer negocios o una nueva idea que podría convertir tu negocio en un gran éxito. Al transformar tu definición de rechazo y ver qué aspectos positivos pueden salir de ella, podrías descubrir nuevas posibilidades.