Tu identidad corporativa es la forma en que te presentas ante tus consumidores, el público, los inversores y tus empleados. Es una declaración que refleja la historia de tu marca, tu misión corporativa y los métodos que tomas para lograr tus objetivos. En resumen, tu identidad corporativa es un reflejo de tu marca y del valor que le brinda a tus consumidores. Una fuerte identidad corporativa se apoya en el hecho de que tú, como empresa, haces lo que dices hacer y lo haces bien.

Dificultades en el desarrollo de tu identidad corporativa

Entonces, ¿por qué tantas nuevas empresas luchan con la creación e institucionalización de su identidad corporativa? A menudo, las nuevas empresas intentan mantenerse al día con un mercado que cambia rápidamente al intentar contrarrestar los esfuerzos de sus competidores y alcanzar mercados objetivo cada vez más diversos.

Expandir el mercado objetivo es una parte integral del crecimiento, pero cuando intentas ofrecer valor a un conjunto diverso de mercados segmentados, corres el riesgo de no poder identificar de qué se trata realmente tu empresa. O las empresas nuevas no logran cerrar la brecha entre lo que perciben como valor y cómo lo entienden los consumidores.

La identificación del valor que proporcionas a los consumidores también puede afectar este proceso. Muchas veces, eres consciente de la forma ideal en que proporcionas valor a tus consumidores. Es decir, tu empresa hace exactamente lo que pretendes que haga (ya sea para proporcionar un servicio, producto o experiencia especializados) y tu cliente entiende este valor de la misma manera. Desafortunadamente, a menudo hay una cierta desconexión entre lo que crees que haces y lo que tu cliente cree que haces. Incluso las pequeñas discrepancias entre los dos pueden inhibir tu capacidad para establecer una identidad corporativa sólida.

Toma esto como un ejemplo: tú, como una empresa nueva, piensas que el valor que tu producto brinda a tus consumidores es que agilizas el proceso de contratación de empleados al proporcionar software para eliminar a los solicitantes antes de la entrevista. En su lugar, tus clientes ven tu software como un reemplazo para los procesos de contratación tradicionales y lo utilizan en lugar de un equipo de contratación más grande. Aquí, la diferencia entre un proceso complementario y un proceso de reemplazo es significativa. Sin embargo, el mismo producto provoca estas dos respuestas muy diferentes y, en última instancia, dos valores diferentes.

Comprender cómo tu producto proporciona valor a tu cliente requiere la retroalimentación del consumidor e investigación sobre cómo el producto es usado, percibido y comprendido por otros. Al simplificar la relación entre el valor percibido y el valor real, puede identificar cómo las audiencias externas perciben tu producto y marca.

Poniendo a todos en la misma página

Tus clientes, medios de comunicación, tu equipo y socios desempeñan un papel en la configuración de cómo se percibe y crece tu marca. La creación de una marca es un proceso de colaboración entre fuerzas externas e internas en lugar de un esfuerzo de arriba hacia abajo. Interactuar con tus clientes y obtener sus comentarios sobre la solidez de tu marca te permite llevar a cabo una auditoría exhaustiva de su percepción pública.

Las empresas de investigación de mercado pueden ser un gasto costoso, pero pueden hacer el trabajo pesado por ti y ofrecer información valiosa. Antes de embarcarse en esta investigación, asegúrate de que tu equipo interno sea plenamente consciente de los matices de tu misión corporativa, el valor que pretendes proporcionar y los métodos que tomarás para alcanzar este valor.

La importancia de la personalidad

Uno de los principales focos de desarrollo para tu identidad corporativa debe ser la personalidad. La personalidad de tu marca debe reflejarse en tu imagen pública y en tu contenido de marketing. También puede ser una forma significativa de desarrollar tu cultura corporativa interna y tu entorno de trabajo. Todas las empresas tienen una personalidad que describe cómo actúan, se comportan, se comunican y reaccionan. Mercedes Benz es “lujo”, Disney es “mágico”, FedEx es “confiable”.

Tu personalidad corporativa es lo que te hace relacionarte con la demografía de tu objetivo. También puede ser un punto focal a través del cual construir tu equipo y la cultura de la empresa. El ambiente de trabajo para una compañía que tiene una personalidad “divertida” o “juvenil” atraerá y retendrá a los miembros del equipo diferente a una firma “seria” o “tradicional”. Ninguno es mejor o peor que el otro, aunque tu personalidad corporativa y de marca debe reflejar el valor que proporcionas.

Presentando visualmente tu marca

Las formas en que te presentas ante el público y los medios de comunicación también son fundamentales. Si bien la mayoría de las conversaciones sobre identidad corporativa se centran en el diseño gráfico y el contenido visual, la personalidad y las emociones que evoca tu marca no pueden ser subestimadas.

Tu logotipo, contenido de marketing y presencia digital deben reflejar tu identidad corporativa única. La incorporación de testimonios y comentarios de los consumidores puede ayudar a evocar respuestas emocionales a tu producto y enfatizar tu compromiso con las relaciones con los clientes.

Una última cosa

El desarrollo de una identidad corporativa sólida requiere tiempo y se basa en los comentarios de tus consumidores, equipo y socios. Toma esta información seriamente y utilízala como una oportunidad para fortalecer tus relaciones externas e internas. Es posible que debas actualizar tu identidad corporativa a lo largo del tiempo para responder a las percepciones públicas de tus productos y marcas. Un cambio de marca total requiere un esfuerzo significativo, pero espera hacer pequeños ajustes a tu contenido y presencia digital a medida que recibes comentarios de tu equipo, los consumidores y los medios de comunicación.

También puede ser útil investigar y evaluar la percepción de la marca de tu competidor y ver cómo interactúan con sus consumidores. Si bien no es prudente modelar tu identidad corporativa a partir de la de tu competidor más cercano, puede ser una información invaluable para comprender cómo los consumidores entienden productos similares. A medida que desarrollas estratégicamente tu identidad corporativa, busca formas de incorporarla en múltiples canales desde tu logotipo hasta la cultura de tu empresa y tu equipo. Busca e incorpora los comentarios de tus partes interesadas para fortalecer tu identidad de marca a medida que creces.