En el camino para convertirte en el mejor emprendedor posible, encontrarás que hay un montón de rasgos emprendedores que debes desarrollar. A estas alturas, probablemente ya hayas aprendido que la buena comunicación es una de esas habilidades vitales que debes tener. La forma en que te comunicas puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso. Por el bien de los clientes, de tu equipo e incluso de tu propia forma de pensar, evita decir estas 8 frases.

1. “Lo sé todo”

El conocimiento es poder. El hambre de conocimiento y la constante, casi obsesiva necesidad de mejorar son rasgos comunes de los empresarios exitosos. Tener confianza en uno mismo es obviamente bueno, pero pensar que lo sabes todo no te hará ningún favor. Las personas exitosas, sin importar en qué industria se encuentren, se rodean de personas que saben más que ellos solo para que puedan aprender y mejorar.

Muchos emprendedores, que han tenido la suerte de encontrar el éxito desde el principio, dejan que se les suba a la cabeza, lo que hace que sus egos se vuelvan locos y una vez que la realidad los golpea en la cara, se niegan a admitir sus malas acciones, porque creen que nunca se equivocan, lo saben todo. No caigas en esta trampa.

2. “Simplemente tuvieron suerte”

Los emprendedores exitosos no usan las palabras “Simplemente tuvieron suerte“, cuando hablan de sus competidores. En cambio, valoran la ética del trabajo y la innovación, aceptan la derrota y felicitan a su competencia por el éxito. Todo el tiempo planeando en secreto ganar la próxima batalla.

No subestiman el trabajo duro y saben lo que se necesita para tener éxito. Personas como estas realizan análisis competitivos y aprenden de sus competidores, así como de sus propios errores. Esta es una de esas frases de los emprendedores que se puede escuchar en casi todas las oficinas, y aunque puede crear una atmósfera tóxica en el trabajo, a menudo es utilizada por aquellos a quienes les gusta justificar sus defectos por falta de suerte o algo similarmente abstracto.

3. “No es mi culpa”

Aquellos que se niegan a asumir la responsabilidad de sus acciones nunca pueden convertirse en personas exitosas. Repetir las palabras “No es mi culpa” es un signo de debilidad e inmadurez. En el mundo de los adultos, el mundo de los negocios, todos asumen la responsabilidad de sus acciones y aceptan las críticas casi tan fácilmente como los elogios.

Pasar la responsabilidad a los compañeros de trabajo o empleados o culpar a factores externos por la falta de éxito es una pura señal de negativa infantil a aceptar la responsabilidad, que por otro lado, es una clara señal de que un emprendedor no está destinado a ser un líder o un éxito. Aquellos que tienden a repetir esta frase son, la mayoría de las veces, jefes incompetentes y malos colegas, no solo narcisistas despistados.

4. “No puedo hacerlo” o “No podemos hacerlo”

Todo emprendedor debe evitar decir las palabras “No puedo hacerlo” porque la fe es el punto de partida de todo éxito y la falta de fe es una garantía de fracaso. Además, esta es una de las frases más molestas de los emprendedores de todos ellos porque manifiesta negatividad e inseguridad.

Las consecuencias pueden ser incluso más perjudiciales si un emprendedor opta por repetir estas palabras entre sus compañeros de trabajo o empleados. Esto generalmente resulta en falta de respeto por parte de sus colegas y falta de motivación en la empresa. Todo emprendedor exitoso tuvo éxito porque creía que podía tener éxito, no porque esperara que algún día pudiera o pensara que nunca lo haría.

5. “Esto es suficientemente bueno”

Una de las frases más comunes de los emprendedores que no logran ver por qué no tienen tanto éxito como desearían es: “Esto es lo suficientemente bueno”. Las personas exitosas nunca se conforman con menos, nunca hacen concesiones en lo que respecta a la calidad y se esfuerzan por alcanzar la perfección. Estas palabras transmiten una falta de ambición y dirección.

Por otro lado, ser quisquilloso y criticar a los demás o a ti mismo es, obviamente, un signo de debilidad también, pero hay una línea muy fina entre la crítica constructiva y menospreciar a los demás. Los empresarios exitosos evitan cruzar esa línea. Por el contrario, comprenden las diferencias fundamentales entre el verdadero perfeccionismo y la crítica constructiva frente a las críticas y utilizan esto como una herramienta para hacer crecer tu negocio y brillar como líder, o en general, como empresario.

6. “Estoy en esto por el dinero”

En sexto lugar en nuestra lista de estas frases de empresarios que hemos compilado es: “Estoy en esto por el dinero”. Querer ganar dinero es bueno, y obviamente, el dinero puede hacer que la vida de uno sea mucho más cómoda, pero si tú, como empresario, estás en este juego por el dinero, es posible que te estés preparando para la decepción.

Se ha convertido en un cliché decir: “No se trata solo del dinero”, pero esta afirmación es simplemente cierta. El dinero no te comprará la felicidad ni el éxito. El dinero es solo un subproducto del éxito, es un hecho inevitable y una consecuencia lógica del éxito, pero ciertamente no debería ser el objetivo final. Nunca oirás a un emprendedor exitoso hablar sobre el dinero de la manera en que lo hace uno que no lo logra.

7. “Esto no es justo”

Si estás leyendo esto y tienes 10 años, obtienes un pase. Pero también puedes deshacerte de esta frase ahora porque no te servirá de nada cuando seas mayor. El resto de ustedes, adultos, escuchen.

Podría decirse que una de las frases más molestas de los emprendedores o, para ser precisos, las frases que suelen soltar los emprendedores fracasados es: “Esto no es justo”. La vida no es justa, los negocios no son justos; cuanto antes lo aceptes, mejor. Todo individuo exitoso ha sido golpeado y golpeado por sucesos que estaban completamente fuera de sus manos, pero ¿qué hacen los empresarios exitosos?

Se levantan, se desempolvan y siguen trabajando duro. No se quejan de que el mundo no es justo o de que sus planes no se llevan a cabo, sino que toman medidas inmediatas, pasan a la siguiente idea y comienzan a trabajar duro.

8. “Ese no es mi trabajo”

Si hay algo que los empresarios ricos y exitosos tienen en común es ayudar a otros a tener éxito. Decir: “Ese no es mi trabajo” no te llevará a ninguna parte. Tus compañeros de trabajo o empleados te sentirán resentido y perderán el respeto por ti, por no mencionar lo obsesionado y arrogante que te parecerás a otras personas.

Si aún no eres un emprendedor a tiempo completo y todavía estás construyendo tu negocio a tiempo parcial, esta frase debería eliminarse de tu vocabulario más rápido que el resto. A medida que construyes un negocio, es importante comprender que en cualquier momento, tu “trabajo” podría cambiar. Incluso si tienes socios comerciales, las empresas exitosas funcionan mejor cuando los miembros del equipo pueden intervenir y ocuparse de lo que debe hacerse, incluso si no es tu responsabilidad principal.

Decir estas palabras en un entorno laboral no solo es frustrante y desmotivador, también es un signo de debilidad e inseguridad. Además, estas palabras transmiten una falta de iniciativa, lo que puede traer otro conjunto de problemas todos juntos. Los emprendedores exitosos nunca dicen: “Ese no es mi trabajo” o “No me pagan por hacer eso”. En cambio, muestran iniciativa y actúan, incluso si eso significa sacrificar su propio tiempo para ayudar a los demás.