La idea de convertirse en emprendedor es bastante inspiradora y a menudo nos preguntamos “¿cómo llegó esa persona a donde está hoy?” La verdad es que convertirse en emprendedor no sucede de la noche a la mañana, y el camino hacia el emprendimiento implica algunos cambios en el estilo de vida. Algunos de los más grandes emprendedores tuvieron que desarrollar nuevos hábitos y tuvieron que salir de su zona de confort para llegar a donde están hoy. A continuación, presentamos algunos hábitos que debes desarrollar antes de dar tus primeros pasos en el espíritu empresarial.

La confianza es clave

En el mundo del emprendimiento, la clave del éxito es la confianza. Mientras comienzas a hacer tus planes para los primeros pasos de este increíble viaje, deberás trabajar en tu confianza. No puedes ir a este mundo pensando que puedes fallar en lo que haces, la verdad es que mucha gente te dirá “no” cuando expongas tus ideas a posibles inversores o posibles clientes. Lo que hagas con ese “no” depende completamente de ti; puedes apagarlo o ejecutarlo y usarlo como una experiencia de aprendizaje.

Tómate este tiempo para salir de tu zona de confort. No es necesario que haz nada drástico para aumentar tu confianza. Puedes comenzar poco a poco, como cantar en un bar de karaoke, o tal vez hacer más entrevistas, incluso si el puesto no te interesa, usa este tiempo para trabajar en tu presencia.

El aprendizaje nunca se detiene

La necesidad de aprender nunca debería detenerse. Tómate el tiempo para investigar sobre un emprendedor que admires o que te haya inspirado a dar este primer paso. Al tomarte un tiempo todos los días para aprender sobre temas comerciales y relacionados con la industria, podrás realizar una transición cómoda al espíritu empresarial. Mientras aprendes, tómate un tiempo para ponerte al día con la lectura también.

Si dedicas al menos una hora al día a leer sobre tácticas comerciales o tendencias de la industria, estarás en el camino correcto hacia el éxito. Un error que cometen algunos aspirantes a emprendedores es que no se toman el tiempo para aprender sobre su industria y realizar investigaciones, esto en última instancia puede resultar en una mala toma de decisiones al administrar tu negocio. ¡El conocimiento es poder!

Rodéate de las personas adecuadas

Esto puede parecer obvio para algunos, pero a menudo se pasa por alto. Es genial estar cerca de nuestros amigos y familiares, se preocupan por nosotros, es divertido estar con ellos, pero cuando se trata de negocios, es posible que tengan o no el mejor consejo para ti, o pueden darte una sensación de duda. Si esto es algo con lo que estás luchando personalmente, no te preocupes, es más común de lo que crees. Convertirte en emprendedor requiere muchas agallas, y la mayoría de la gente no comprende lo que se necesita para ser emprendedor, especialmente nuestros amigos y familiares.

En casos como este, deseas rodearse de las personas adecuadas, ya sean propietarios de negocios o aspirantes a emprendedores. Si asistes a eventos de networking y te familiarizas con personas de ideas afines, tendrás el sistema de apoyo que necesitas. Mientras trabajas en tus objetivos comerciales, intenta dejar a tu familia y amigos fuera de los componentes clave de tu negocio y solo comparte las pequeñas cosas con ellos. Será difícil dejarlos fuera, pero tendrás un gran sistema de apoyo con tus amigos emprendedores.

Toma riesgos

La idea de tener que correr un riesgo puede asustar a algunos, especialmente si tú eres alguien que ha trabajado en el empleo tradicional de 9 a 5 recibiendo cheques de pago consistentes. El espíritu empresarial conlleva muchos riesgos y debes aceptar el hecho de que es posible que no todo salga como lo planeaste inicialmente. Deberás emprender este viaje sabiendo que es un riesgo y que habrá momentos en los que tu negocio no funcionará bien y momentos en que el negocio estará en auge.

Levántate temprano

Esta es una petición difícil, pero en realidad es bastante útil. Las investigaciones muestran que al despertarse temprano, aumentarás la productividad a lo largo del día y tendrás más tiempo para generar nuevas ideas. No es de extrañar que algunas de las personas más poderosas del mundo se despierten temprano. Como dijo una vez Steve Harvey en su programa, “la gente rica no duerme 8 horas al día”, y en realidad hay algo de verdad en esto. Echa un vistazo a la directora ejecutiva de Pepsi, Indra Nooyi, quien le dijo a Fortune que a veces comienza su día a las 4:00 a.m. y se despierta a más tardar a las 7 a.m.

Si la idea de levantarse temprano todavía te asusta, no te preocupes. No es necesario que te despiertes a las 4 a.m. de inmediato, intenta despertarte gradualmente más temprano todos los días hasta que encuentres la hora que mejor se adapte a tus necesidades. A medida que comienza a hacer uso de tus primeros días, notarás que tu productividad aumenta.

¡Es hora de aprovechar el día!

La idea de tener que cambiar tu estilo de vida y adaptar nuevos hábitos puede parecer un gran inconveniente. El hecho es que algunos de los hábitos enumerados en este artículo pueden estar un poco fuera de tu zona de confort. Deberás emprender este viaje diciéndote a tí mismo que el cambio es algo bueno y que estos nuevos hábitos te permitirán lograr un gran éxito.

Al leer este artículo estarás por delante de muchos aspirantes a emprendedores, porque ya tienes algunas de las claves del éxito en la palma de tu mano. Este será un gran ajuste para tí, y es probable que también haya sido un gran ajuste para algunos de los CEO más exitosos del mundo. El cambio es algo bueno, desarrollar nuevos hábitos es genial; no tengas miedo de salir de tu zona de confort. ¡Tu éxito te lo agradecerá más tarde!